NMC Horizon Report > 2017 Higher Education Edition (Spanish)
>Tendencias clave que aceleran la adopción de nuevas tecnologías en la educación superior
>>Tendencias a corto plazo: avance en la adopción de nuevas tecnologías en la educación superior en los próximos uno o dos años

Aprendizaje colaborativo

Tendencias a corto plazo: avance en la adopción de nuevas tecnologías en la educación superior en los próximos uno o dos años

Resumen ejecutivo

Introducción

Tendencias clave que aceleran la adopción de nuevas tecnologías en la educación superior

Tendencias a largo plazo: avance en la adopción de nuevas tecnologías en la educación superior en cinco o más años

 > El avance de las culturas de innovación
 > Enfoques de aprendizaje más profundo

Tendencias a medio plazo: avance en la adopción de nuevas tecnologías en la educación superior en los próximos tres a cinco años

 > Crecimiento del interés en la analítica del aprendizaje
 > Rediseño de los espacios de aprendizaje

Tendencias a corto plazo: avance en la adopción de nuevas tecnologías en la educación superior en los próximos uno o dos años

 > Diseños de aprendizaje híbrido
 > Aprendizaje colaborativo

Desafíos significativos que impiden la adopción de tecnologías en la enseñanza superior

Desafíos solucionables: aquellos que entendemos y sabemos cómo solucionar

 > Mejora de la alfabetización digital
 > Combinación de aprendizaje formal e informal

Desafíos difíciles: aquellos que entendemos pero cuyas soluciones son imprecisas

 > Diferencia de rendimiento
 > Avance de la equidad digital

Desafíos muy difíciles: aquellos que son difíciles incluso de definir y mucho más de solucionar

 > Gestión del conocimiento obsoleto
 > Replanteamiento del rol del educador

Desarrollos importantes en la tecnología educativa para la educación superior

Plazo estimado para su implementación: un año o menos

 > Tecnologías de aprendizaje adaptativo
 > Aprendizaje móvil

Plazo estimado para su implementación: de dos a tres años

 > Internet de las cosas
 > La próxima generación de LMS

Plazo estimado para su implementación: de cuatro a cinco años

 > Inteligencia artificial
 > La interfaz natural de usuario

Metodología

El panel de expertos en educación superior 2017

El aprendizaje colaborativo, que define el trabajo conjunto de estudiantes y educadores en actividades entre iguales o de grupo, se basa en la perspectiva de que el aprendizaje colaborativo es una construcción social.[i] Este enfoque incluye actividades normalmente centradas en cuatro principios generales: la posición central del estudiante, el énfasis en la interacción, el trabajo de grupo y el desarrollo de soluciones para desafíos reales. Además de mejorar el compromiso y el rendimiento del estudiante, un beneficio clave del aprendizaje colaborativo es que refuerza la apertura a la diversidad, exponiendo a los estudiantes a personas de diferentes características demográficas.[ii] Los educadores también participan en el aprendizaje colaborativo a través de comunidades de práctica online donde las ideas y conocimientos se intercambian regularmente.[iii] Si bien esta tendencia se basa en la pedagogía, la tecnología juega un papel importante en su implementación; los servicios basados en la nube, aplicaciones y otras herramientas digitales promueven la conectividad constante, y permiten que estudiantes y educadores accedan y contribuyan a crear espacios de trabajo compartidos, en cualquier momento. Además, a través del aprendizaje adaptativo y las plataformas de asesoramiento del estudiante, se puede compartir información dentro de una institución para exponer el rendimiento del estudiante con el fin de actualizar el diseño educativo y la orientación de los estudiantes.[iv]

Visión general

La naturaleza ahora común de esta tendencia, también conocida como aprendizaje cooperativo, reconoce los beneficios sociales, emocionales y de aprendizaje que se asocian a la colaboración. De acuerdo con el Cornell University Center for Teaching Excellence, las actividades de colaboración pueden llevar a un pensamiento de orden superior, una mejor autoestima y mayores habilidades de liderazgo.[v] Raramente en el lugar de trabajo los empleados operan de manera individual, llevando a cabo sus proyectos sin la contribución de los demás. Como tal, las instituciones de educación superior reconocen la necesidad de preparar a los estudiantes para las carreras con éxito en las que puedan trabajar bien con una amplia gama de personalidades y expertos. Los estudiantes se benefician no sólo de sus profesores, sino también aprenden unos de otros a lo largo del camino. La University of Queensland considera el aprendizaje de colaboración como una faceta integral del aprendizaje activo, fomentando una comunidad de investigación donde los estudiantes tienen un sentido de pertenencia.[vi] La colaboración es una corriente importante subyacente para muchos de los otros temas de este informe, tales como los enfoques de aprendizaje más profundo y el rediseño de espacios de aprendizaje.

Mientras que la naturaleza del aprendizaje colaborativo enfatiza el trabajo en grupo, existen muchos más factores que incluyen aplicaciones de provecho. Para guiar al profesorado en el diseño de actividades efectivas, la investigación de la Arizona State University identifica varias áreas clave como establecer un buen clima o la gestión del aula. En el primero, los educadores obtienen el apoyo de los estudiantes, al ayudarles a entender que se creará una mejor comunicación y confianza a través de la colaboración. En el último, los educadores formarán cuidadosamente equipos heterogéneos en cuanto a sus logros, habilidades, etnicidad, género o experiencia para exponer a los estudiantes a diversas perspectivas. Una vez en grupos, los estudiantes pueden necesitar una guía para perfeccionar sus habilidades de comunicación interpersonal, especialmente para dar y recibir feedback a y de sus pares.[vii] Asimismo, la Athabasca University de Canadá cita la necesidad de enfoques que fomenten un sentimiento de comunidad e integren una pedagogía socialmente consciente para favorecer la confianza, un tono adecuado para el trabajo en equipo, y fomentar la creación de significado a través de una reflexión constante.[viii]

La llegada de la tecnología educativa está estimulando más oportunidades de aprendizaje colaborativo; en el nivel más básico, los wikis, Google Docs, las redes sociales y las aplicaciones de mensajería permiten compartir y comunicar sin problemas. En China, los educadores están utilizando la popularidad de la red de medios de comunicación social WeChat para facilitar los debates con los estudiantes y revisar las tareas.[ix] Slack, una plataforma de mensajería en tiempo real cada vez más utilizada en el lugar de trabajo, también tiene implicaciones importantes para el aprendizaje colaborativo. El gurú del marketing Seth Godin ha lanzado AltMBA, un taller de liderazgo online organizado en Slack, que consiste en diferentes canales donde los participantes pueden intercambiar ideas, publicar recursos e iniciar convocatorias.[x] +Acumen, una comunidad sin fines de lucro de líderes del cambio social ha utilizado el éxito de este modelo para preguntarse “¿Cómo podemos enseñar y evaluar temas matizados, no lineales y profundamente humanos en plataformas cada vez más adaptativas y automatizadas?” El seminario de Slack fue más allá conversaciones superficiales para entrar enun territorio dinámico y complejo adecuado para un aprendizaje más profundo .[xi]

Implicaciones para la política, el liderazgo o la práctica

El espíritu de colaboración se refleja cada vez más en iniciativas que dan prioridad a la conectividad global y la formación en liderazgo. El Departamento de Estado de los Estados Unidos, en asociación con el Institute of International Education, lanzó el EducationUSA Leadership Institutes – un programa destinado a promover la colaboración global en la educación superior. Con el objetivo de cultivar una fuerza de trabajo más competente a nivel mundial, se envió a más de 40 funcionarios gubernamentales de 24 países a participar en tres residencias académicas: la educación de posgrado de Estados Unidos, los vínculos industria-sector privado y la movilidad estudiantil. La Portland State University, Case Western Reserve University, y GlobalPittsburgh acogieron a institutos líderes para la exploración de temas como la colaboración internacional en investigación y la acreditación de cursos.[xii] La Higher Education Commission de Tailandia reconoce la escasez de oportunidades de aprendizaje integradas en el trabajo, y, por tanto, intenta adaptar el modelo institucional alemán Duale Hochschule Baden-Wuerttemberg para preparar a los estudiantes para el carácter multidisciplinario, cooperativo del mundo del trabajo.[xiii]

Los líderes universitarios también reconocen la necesidad de una colaboración en todo el campus acerca del intercambio de información, para reforzar el éxito de los estudiantes. El programa de asesoramiento de la Georgia State University’s (GSU), Graduation and Progression Success (GPS), ha identificado  800 “errores” académicos, como inscribirse en una secuencia de laboratorios incorrecta o notas bajas en estudiantes cuya especialización se basa en el cálculo. Utilizando estos datos en una localización central, los errores se marcan cada vez que algún estudiante los comete, y un consejero los contacta al cabo de 48 horas.[xiv] La iniciativa GPS ha ayudado a aumentar el porcentaje de graduación en seis años de 32% en 2003 a 54 % en 2014.[xv] La GSU también se ha asociado con la University Innovation Alliance en una donación de 8,9 millones de dólares del Departamento de Educación de los Estados Unidos para un proyecto de investigación plurianual con el objetivo de extender su éxito a 11 universidades.[xvi] Las colaboraciones internacionales a gran escala también están echando raíces con la asociación de la University of Washington, la Tsinghua University, y Microsoft para desarrollar el Global Innovation Exchange, un programa con base en Washington que permite que estudiantes de EE.UU. y China obtengan títulos de tecnología de posgrado junto a los demás. Un edificio de 100,000 pies cuadrados acogerá estudios de diseño, spacemakers y áreas designadas para proyectos colaborativos y presentaciones.[xvii]

Los estudiantes se benefician cuando las universidades se asocian en cursos que ofrecen actividades de aprendizaje colaborativo. Por ejemplo, el King’s College de Londres y la Portsmouth University reúnen a estudiantes de odontología, de terapia de higiene dental y enfermeras para practicar el trabajo en equipo del mundo real.[xviii] El Hope College recibió recientemente un fondo de tres años de 800,000 $ de la Andrew W. Mellon Foundation para sostener la colaboración entre profesorado y estudiantes de todas las disciplinas. La “Mellon Grand Challenge Initiative” creará oportunidades conjuntas de investigación en las que los equipos de profesores y estudiantes explorarán y resolverán apremiantes problemas globales como la libertad de expresión, la convivencia religiosa y la reconciliación postconflicto. El programa del Hope College incluye facultades de artes liberales, ciencias naturales y aplicadas, artes y humanidades y ciencias sociales con el objetivo de desarrollar 50 cursos nuevos.[xix]

Lecturas adicionales

Se recomiendan los siguientes recursos a aquellas personas que deseen aprender más acerca del aprendizaje colaborativo:

Assessing Collaborative Learning: Big Data, Analytics, and University Futures

go.nmc.org/assesco

(Peter Williams, Assessment & Evaluation in Higher Education, 28 de julio de 2016.) El autor observa que los métodos de evaluación en la educación superior se han centrado en gran medida en el rendimiento individual de los estudiantes. Existe la posibilidad de realizar evaluaciones más auténticas que midan las cualidades y las disposiciones fundamentales para el éxito del aprendizaje cooperativo, empleando la creciente riqueza de la analítica accesible en las universidades.

Collaborative Learning Spaces

go.nmc.org/cls

(The University of Arizona, acceso   23 de noviembre de 2016.) Como parte del Undergraduate STEM Education Project de la University of Arizona, se desarrolló el Collaborative Learning Spaces Project para fomentar ambientes más adecuados para el trabajo activo con el objetivo de mejorar los resultados del aprendizaje de los estudiantes.

Cooperative Learning

go.nmc.org/coope

(The University of Tennessee Chattanooga, acceso 23 de noviembre de  2016.) El Walker Center for Teaching and Learning de la University of Tennessee Chattanooga ha establecido  definiciones y mejores prácticas para facilitar el trabajo en grupos pequeños. Una recomendación incluye el uso de una entrevista de tres pasos para romper el hielo con los estudiantes que acaban de incorporarse a los equipos.

How-to Integrate Collaboration Tools to Support Online Learning

go.nmc.org/5stepstr

(Debbie Morrison, Online Learning Insights, 2 de julio de  2016.) El autor describe una estrategia de cinco pasos para practicar un aprendizaje más activo en entornos online. Para empezar, los profesores y el personal deben tener en cuenta cómo puede la herramienta digital mejorar la formación y motivar a los estudiantes.

Open Badges Supporting Intercultural Language Learning in a MOOC

go.nmc.org/opebad

(Association for Learning Technology, 26 de febrero de  2015.) El Language Centre de la University of Warwick ha integrado la infraestructura Open Badge de Mozilla en su Online Intercultural Exchange con el fin de reconocer el conjunto de habilidades necesarias para colaborar online con sus iguales internacionales.

Teletandem

go.nmc.org/telet

(Teletandem Brasil, acceso el 23 de noviembre de  2016.) La São Paulo State University creó Teletandem, una aplicación con características de texto, voz y webcam que permite que pares de estudiantes que hablan diferentes idiomas se ayuden mutuamente para aprender sus idiomas de destino. Los estudiantes participan en conversaciones de 30 minutos que están mediadas posteriormente por los profesores.

[i]                                   http://www.cte.cornell.edu/teaching-ideas/engaging-students/collaborative-learning.html

[ii]                                  http://www.education.umd.edu/Academics/Faculty/Bios/facData/CHSE/cabrera/CollaborativeLearning.pdf (PDF)

[iii]                                 http://www.connectededucators.org/briefs/online-communities-of-practice-for-educators/

[iv]                                http://agb.org/trusteeship/2015/taming-big-data-using-data-analytics-for-student-success-and-institutional

[v]                                 https://www.cte.cornell.edu/teaching-ideas/engaging-students/collaborative-learning.html

[vi]                                http://www.uq.edu.au/teach/flipped-classroom/collaborative-learning.html

[vii]                               Ledlow, Susan. “Cooperative Learning in Higher Education.” Arizona State University, 1999.

[viii]                              https://coi.athabascau.ca/coi-model/

[ix]                                http://www.sixthtone.com/news/how-wechat-changing-online-learning-we-know-it

[x]                                 https://altmba.com/about

[xi]                                https://www.edsurge.com/news/2016-03-04-could-slack-be-the-next-online-learning-platform

[xii]                               http://www.iie.org/Who-We-Are/News-and-Events/Press-Center/Press-Releases/2016/2016-03-01-EducationUSA-Leadership-Institutes-2016#.WDRnCKIrLEY

[xiii]                              http://www.apjce.org/files/APJCE_17_3_227_247.pdf (PDF)

[xiv]                             Cook, Lisa. “How Georgia State University Plans to Use Predictive Analytics to Address the National Achievement Gap.” Academic Impressions, February 2, 2016. http://www.academicimpressions.com/news/how-georgia-state-university-plans-use-predictive-analytics-address-national-achievement-gap.

[xv]                              Kurzweil, Martin, and D. Derek Wu. “Building a Path to Student Success at Georgia State University.” Ithaka S+R, April 23, 2015. http://www.sr.ithaka.org/wp-content/uploads/2015/08/SR_Case_Study_Building_Pathway_Student_Success_042315_0.pdf (PDF).

[xvi]                             Talbot, Jenna Schuette. “US Department of Education Awards UIA $8.9 Million to Evaluate Analytics-Based Advising for Low-Income and First-Generation College Students.” University Innovation Alliance, September 21, 2015. http://www.theuia.org/blog/post/us-department-education-awards-uia-89-million-evaluate-analytics-based-advising-low-income.

[xvii]                            http://www.geekwire.com/2016/gix-groundbreaking/

[xviii]                           https://www.timeshighereducation.com/blog/office-students-must-promote-collaboration-well-competition

[xix]                             http://www.hope.edu/news/2016/academics/grant-to-support-faculty-and-students-in-interdisciplinary-exploration-of-grand-challenges.html