NMC Horizon Report > 2017 Higher Education Edition (Spanish)
>Desafíos significativos que impiden la adopción de tecnologías en la enseñanza superior
>>Desafíos difíciles: aquellos que entendemos pero cuyas soluciones son imprecisas

Diferencia de rendimiento

Desafíos difíciles: aquellos que entendemos pero cuyas soluciones son imprecisas

Resumen ejecutivo

Introducción

Tendencias clave que aceleran la adopción de nuevas tecnologías en la educación superior

Tendencias a largo plazo: avance en la adopción de nuevas tecnologías en la educación superior en cinco o más años

 > El avance de las culturas de innovación
 > Enfoques de aprendizaje más profundo

Tendencias a medio plazo: avance en la adopción de nuevas tecnologías en la educación superior en los próximos tres a cinco años

 > Crecimiento del interés en la analítica del aprendizaje
 > Rediseño de los espacios de aprendizaje

Tendencias a corto plazo: avance en la adopción de nuevas tecnologías en la educación superior en los próximos uno o dos años

 > Diseños de aprendizaje híbrido
 > Aprendizaje colaborativo

Desafíos significativos que impiden la adopción de tecnologías en la enseñanza superior

Desafíos solucionables: aquellos que entendemos y sabemos cómo solucionar

 > Mejora de la alfabetización digital
 > Combinación de aprendizaje formal e informal

Desafíos difíciles: aquellos que entendemos pero cuyas soluciones son imprecisas

 > Diferencia de rendimiento
 > Avance de la equidad digital

Desafíos muy difíciles: aquellos que son difíciles incluso de definir y mucho más de solucionar

 > Gestión del conocimiento obsoleto
 > Replanteamiento del rol del educador

Desarrollos importantes en la tecnología educativa para la educación superior

Plazo estimado para su implementación: un año o menos

 > Tecnologías de aprendizaje adaptativo
 > Aprendizaje móvil

Plazo estimado para su implementación: de dos a tres años

 > Internet de las cosas
 > La próxima generación de LMS

Plazo estimado para su implementación: de cuatro a cinco años

 > Inteligencia artificial
 > La interfaz natural de usuario

Metodología

El panel de expertos en educación superior 2017

La diferencia de rendimiento, también conocida como diferencias de finalización de los estudios universitarios, refleja una disparidad en las matriculaciones universitarias y el rendimiento académico entre grupos de estudiantes según su estatus socioeconómico, raza, etnia o género[i]. Aunque los desarrollos tecnológicos emergentes, tales como los cursos didácticos digitales y los recursos educativos abiertos (REA), han facilitado la interacción con los recursos de aprendizaje, aún existen problemas importantes de acceso y equidad entre los estudiantes de familias de bajos ingresos, minorías,  monoparentales y otros grupos desfavorecidos. El enfoque único de los paradigmas tradicionales de la educación superior, junto con los abrumadores costes de las matrículas, contrasta claramente con una población de estudiantes global cada vez más diversa donde se necesitan planes de titulación más flexibles[ii]. El desafío al que se enfrenta la educación superior es el de intentar atender las necesidades de todos los estudiantes, alineando los programas de educación universitaria con los resultados de aprendizaje más profundos y la adquisición de capacidades del siglo XXI facilitadas por estrategias de aprendizaje personalizadas y sistemas de apoyo a los estudiantes basados en datos que fomenten el logro de objetivos y el empleo remunerado.

Visión general

En todo el mundo, la educación se ha convertido en la moneda más importante. Obtener algún tipo de título universitario es vital para ganar salarios decentes y construir carreras de éxito a largo plazo. Se estima que el 85% de los empleos actuales y el 90% de los empleos de más rápido crecimiento y mejor remunerados requieren educación postsecundaria. Los empleos en la industria manufacturera, normalmente atractivos para los no graduados, suelen exigir cada vez más formación y habilidades de nivel postsecundario[iii]. Desafortunadamente, incluso las naciones más desarrolladas tienen dificultades con el rendimiento de los estudiantes. Estados Unidos, por ejemplo, está produciendo, al menos, 11 millones de certificados y diplomas menos de lo que la economía nacional necesitará para 2025[iv]. Asimismo, casi la mitad de los estudiantes que aspiran a llenar esa necesidad abandonan. Según un informe de la Casa Blanca, la mitad de las personas de familias de altos ingresos obtienen una licenciatura a los 25 años, en comparación con sólo una de cada diez familias de bajos ingresos[v]. Este problema se amplifica en Brasil, donde sólo el 43% de los adultos tienen educación universitaria[vi].

Además, en muchos de los 40 países que la OCDE investiga, un porcentaje más alto de mujeres que de hombres se gradúan en programas de educación superior. En Lituania, el 66,2% de las mujeres matriculadas completan la educación postsecundaria, en comparación con el 38,6% de los hombres[vii],  mientras que las mujeres en Estados Unidos han obtenido más de la mitad de los títulos de licenciatura desde 1980[viii]. El desafío de completar los estudios se agrava con el crecimiento de los estudiantes no tradicionales (dependientes financieros, padres solteros, y trabajadores a tiempo completo / a tiempo parcial) y un número creciente de estudiantes universitarios con edades comprendidas entre los 22 y los 39[ix]. En esta categoría de estudiantes, la tasa de abandono es más del doble que la de los estudiantes tradicionales[x]. Las ofertas online o híbridas con estrategias de aprendizaje personalizadas y adaptativas se consideran cada vez más como una solución contra el abandono[xi]. La educación basada en competencias, un modelo ejemplificado por la Western Governors University y la Southern New Hampshire University, pretende apoyar la finalización de los estudios y la preparación para el trabajo al equipar a los estudiantes online con habilidades concretas relacionadas con sus metas profesionales[xii].

Las disparidades en el rendimiento también pueden atribuirse a factores socioeconómicos. El Pell Institute for the Study of Opportunity in Higher Education informó recientemente que las personasde 24 años criadas en las dos primeras franjas de ingresos representan el 77% de los títulos de licenciatura otorgados en los Estados Unidos. La última franja, con ingresos inferiores a $ 35,000 representó sólo el 10%[xiii]. Además, los estudiantes de bajos ingresos aptos para subvenciones federales tenían tres veces más probabilidades de inscribirse en instituciones con fines de lucro, donde las tasas de finalización de los estudios son significativamente más bajas, que los estudiantes sin ayuda financiera[xiv]. Como resultado, el Pell Institute recomienda un aumento del máximo de la subvención Pell de $ 5,800 a $ 13,000 y ampliaciones en programas federales diseñados para estudiantes universitarios de bajos ingresos, en los cuales sólo el 10% de los estudiantes aptos participan actualmente. Otros países como Noruega, Alemania y Eslovenia han eludido las desigualdades de riqueza proporcionando educación postsecundaria pública gratuita[xv].

Implicaciones para la política, el liderazgo o la práctica

Los gobiernos están lanzando iniciativas y estudios a gran escala para dar prioridad a la finalización de los estudios universitarios. La administración de Obama dio a conocer una agenda para abordar el aumento de los costes de matrícula y estimular la innovación en el campus centrada en los estudiantes[xvi]; ahora, los estudiantes pueden obtener su ayuda financiera tres meses antes para ayudarlos a tomar decisiones más inteligentes sobre su matrícula[xvii]. La Comisión Europea publicó el informe Dropout and Completion in Higher Education in Europe para investigar los factores que impiden obtener una titulación. Encontraron que la flexibilidad en la transferencia de créditos a diferentes programas influye en la finalización de los estudios; en los países escandinavos, los estudiantes pueden cambiar fácilmente de un grado a otro, pero el crédito de transferencia no está ampliamente aceptado en el Reino Unido, lo que lleva a los estudiantes a abandonar después de que inicialmente elijan un programa que no les convence. Además, muchas instituciones tienen infraestructuras deficientes en la recopilación de datos, lo que les impide desarrollar medidas de intervención adecuadas[xviii].

Las iniciativas que promueven procesos de inscripción diferentes de los tradicionales basados en pruebas y procesos de admisión son prometedoras. Australia se encuentra a la cabeza, permitiendo que se gradúen estudiantes de bajos ingresos y de primera generación a un ritmo creciente. El cuarenta por ciento de los residentes de 25 a 34 años de edad cuyos padres no fueron a la universidad obtienen un título – en comparación con sólo el 14% en los Estados Unidos[xix]. El programa Fast Forward, una asociación entre escuelas, universidades y el gobierno australiano, proporciona información temprana a los posibles estudiantes sobre las alternativas a la educación terciaria, incluso si no han tenido un buen rendimiento en la escuela secundaria[xx]. En lugar de confiar en las calificaciones de los exámenes estandarizados de la Australian Tertiary Admission Rank, los estudiantes pueden inscribirse en cursos online diseñados para combinar sus conocimientos de la escuela secundaria con la universidad, demostrar habilidades adquiridas a través del aprendizaje no formal o presentar e-portafolios personales[xxi]. Para poder acceder a financiación y participación en el programa Fast Forward, cada institución debe detallar explícitamente cómo pueden mejorar sus estrategias el éxito de los estudiantes.

Las instituciones están recurriendo a soluciones tecnológicas para realizar un seguimiento de la participación de los estudiantes y predecir los potenciales abandonos y así poder influir en las estrategias de retención. La  Office of Information Technology de la University of Texas de San Antonio (UTSA) está utilizando la plataforma de Elucian DegreeWorks para ayudar a los estudiantes en la planificación de sus cursos y realizar un seguimiento de su progreso hacia la obtención del título y habilidades comercializables. En el otoño de 2016, UTSA lanzó el Education Advisory Board’s Student Success Collaborative Campus para permitir que los asesores estudiantiles proporcionaran un apoyo más personalizado a los estudiantes, integrando los datos de varios sistemas en una sola plataforma diseñada para identificar a estudiantes en riesgo[xxii]. El Queensborough Community College ha generado una red virtual de servicios de apoyo al estudiante, conectando el Academic Literacy Center, el Campus Writing Center, el College Discovery Center, el Math Learning Center y el Student Learning Center con Starfish Early Alert. A través de esta infraestructura, los estudiantes reciben feedback en tiempo real y recursos recomendados que satisfacen sus necesidades individuales[xxiii].

Lecturas adicionales

Se recomiendan los siguientes recursos a aquellas personas que deseen aprender más acerca de la diferencia de rendimiento:

Helping Higher Education Faculty Practice (Not Preach) Equity

go.nmc.org/notpreach

(Joseph A. Garcia and Estela Mara Bensimon, The Denver Post, 27 de mayo de 2016). Los planes para asegurar un aumento de la inscripción universitaria para afroamericanos, latinos y nativos americanos no pueden solucionar solos las desigualdades en la obtención del título; los autores afirman que en vez de centrarse en grandes esfuerzos institucionales, se deben replantear las acciones individuales de los miembros de la facultad.

Status and Trends in the Education of Racial and Ethnic Groups 2016 (PDF)

go.nmc.org/iesnces

(Lauren Musu-Gillette et al., Institute of Education Sciences, National Center for Education Statistics, agosto de 2016). Un informe encargado por el Departamento de Educación de los Estados Unidos detalla los avances y desafíos educativos de los datos demográficos específicos, trazando cambios en el tiempo. Si bien algunos grupos desfavorecidos han demostrado progresos en los últimos años, persisten las lagunas para otros grupos.

University Degree Remains ‘a Remote Dream’ for Many in Latin America

go.nmc.org/remotedream

(Carolina Guzmán-Valenzuela, Times Higher Education, 7 de julio de 2016). Si bien el aumento de los esfuerzos y las inversiones están repercutiendo positivamente en algunos países latinoamericanos, la región sigue siendo desigual. El crecimiento de las universidades privadas está creando una carga financiera imposible de manejar para las familias de bajos ingresos. 

What It Takes for a Poor Black Kid from Chicago to Earn a College Degree

go.nmc.org/whatitta

(Rebecca Klein, The Huffington Post, 30 de septiembre de 2016). El autor describe la educación de Krishaun Branch y Robert Henderson, dos estudiantes que viven en barrios notoriamente violentos de Chicago. En contra de todas las probabilidades, ambos obtuvieron una titulación universitaria – en gran parte debido a la eficacia escolar y a los sistemas de apoyo institucionales.

When College Students Start Behind

go.nmc.org/tcf

(Thomas Bailey and Shanna Smith Jaggars, The Century Foundation, 2 de junio de 2016.) Las pruebas demuestran que las inversiones para ayudar a los estudiantes que no están bien preparados tienen un gran impacto en su rendimiento en las universidades comunitarias. Este informe examina cuatro tipos de esfuerzos de reforma en varias instituciones y llega a la conclusión de que se debe volver a diseñar la experiencia del estudiante.

Why are South African Students Protesting?

go.nmc.org/whyaresa

(BBC News, 4 de octubre de 2016). En los últimos meses, Sudáfrica ha experimentado las protestas estudiantiles más grandes desde que terminó el apartheid, debido al aumento del 10-12% en el coste de la matrícula universitaria. Muchos de los manifestantes, que luchan por una educación superior gratuita, provienen de familias de bajos ingresos y tachan de discriminatoria la subida de los precios.

[i]                                   http://www.nea.org/home/20380.htm

[ii]                                  https://www.eab.com/research-and-insights/continuing-and-online-education-forum/expert-insights/2016/non-traditional-student-success

[iii]                                 http://www.tonywagner.com/69

[iv]                                http://fortune.com/2015/06/03/bill-gates-college-grads/.

[v]                                 http://www.ecampusnews.com/technologies/underserved-chicago-adaptive-737/.

[vi]                                http://portal.unesco.org/geography/es/files/13662/12960781625TOM_-_Brazil%27s_Ed_System_EN.pdf/TOM%2B-%2BBrazil%27s%2BEd%2BSystem_EN.pdf (PDF)

[vii]                               https://data.oecd.org/eduatt/graduation-rate.htm#indicator-chart

[viii]                              http://www.nationalreview.com/article/425506/gender-gap-college-fatherless-households

[ix]                                http://nces.ed.gov/pubs2015/2015025.pdf (PDF)

[x]                                 https://www.eab.com/research-and-insights/continuing-and-online-education-forum/expert-insights/2016/non-traditional-student-success.

[xi]                                http://er.educause.edu/articles/2016/3/how-personalized-learning-unlocks-student-success

[xii]                               http://www.usnews.com/opinion/knowledge-bank/2016/02/17/the-approaching-revolution-of-competency-based-higher-education

[xiii]                              http://www.pellinstitute.org/downloads/publications-Indicators_of_Higher_Education_Equity_in_the_US_2016_Historical_Trend_Report.pdf (PDF)

[xiv]                             http://www.theatlantic.com/education/archive/2016/04/the-growing-wealth-gap-in-who-earns-college-degrees/479688/

[xv]                              http://www.investopedia.com/articles/personal-finance/080616/6-countries-virtually-free-college-tuition.asp

[xvi]                             http://www.ed.gov/college

[xvii]                            http://blog.ed.gov/2015/10/latinosachieve-when-we-believe-in-them/

[xviii]                           http://ec.europa.eu/dgs/education_culture/repository/education/library/study/2015/dropout-completion-he_en.pdf (PDF)

[xix]                             http://time.com/90399/how-australia-beats-the-u-s-for-graduating-low-income-college-students/

[xx]                              https://www.westernsydney.edu.au/fastforward

[xxi]                             https://myfuture.edu.au/career-insight/alternative-pathways-to-higher-education

[xxii]                            https://www.utsa.edu/today/2016/08/oitipass.html

[xxiii]                           http://www.qcc.cuny.edu/starfish/