NMC Horizon Report > 2017 Higher Education Edition (Spanish)

Desafíos significativos que impiden la adopción de tecnologías en la enseñanza superior

Resumen ejecutivo

Introducción

Tendencias clave que aceleran la adopción de nuevas tecnologías en la educación superior

Tendencias a largo plazo: avance en la adopción de nuevas tecnologías en la educación superior en cinco o más años

 > El avance de las culturas de innovación
 > Enfoques de aprendizaje más profundo

Tendencias a medio plazo: avance en la adopción de nuevas tecnologías en la educación superior en los próximos tres a cinco años

 > Crecimiento del interés en la analítica del aprendizaje
 > Rediseño de los espacios de aprendizaje

Tendencias a corto plazo: avance en la adopción de nuevas tecnologías en la educación superior en los próximos uno o dos años

 > Diseños de aprendizaje híbrido
 > Aprendizaje colaborativo

Desafíos significativos que impiden la adopción de tecnologías en la enseñanza superior

Desafíos solucionables: aquellos que entendemos y sabemos cómo solucionar

 > Mejora de la alfabetización digital
 > Combinación de aprendizaje formal e informal

Desafíos difíciles: aquellos que entendemos pero cuyas soluciones son imprecisas

 > Diferencia de rendimiento
 > Avance de la equidad digital

Desafíos muy difíciles: aquellos que son difíciles incluso de definir y mucho más de solucionar

 > Gestión del conocimiento obsoleto
 > Replanteamiento del rol del educador

Desarrollos importantes en la tecnología educativa para la educación superior

Plazo estimado para su implementación: un año o menos

 > Tecnologías de aprendizaje adaptativo
 > Aprendizaje móvil

Plazo estimado para su implementación: de dos a tres años

 > Internet de las cosas
 > La próxima generación de LMS

Plazo estimado para su implementación: de cuatro a cinco años

 > Inteligencia artificial
 > La interfaz natural de usuario

Metodología

El panel de expertos en educación superior 2017

Los seis desafíos descritos en las páginas siguientes han sido seleccionados por el panel de expertos del proyecto en una serie de ciclos de discusión, refinamiento y votación basados en Delphi, llegando al consenso de que es muy probable que la adopción nuevas tecnologías se obstaculice si dichos desafíos no se resuelven. Los debates y materiales han sido registrados y almacenados en el sitio de trabajo online utilizado por el grupo de expertos y se encuentra en horizon.wiki.nmc.org/Challenges.

Dado que no todos los problemas tienen el mismo alcance, las discusiones aquí se clasifican en tres categorías definidas por la naturaleza del desafío. El Horizon Project define los desafíos solucionables como aquellos que entendemos y sabemos cómo solucionar; los desafíos difíciles son aquellos que más o menos entendemos pero cuyas soluciones son aún imprecisas; y los desafíos complejos, los más difíciles, son clasificados como arduos incluso de definir, y por lo tanto requieren datos adicionales y reflexión antes de que las soluciones sean siquiera posibles. Una vez identificada la lista de los desafíos, han sido examinados a través de tres meta-expresiones: sus implicaciones para la política, el liderazgo y la práctica. A continuación, se resumen los seis desafíos clave que se debatirán más a fondo en esta sección, con citas y recursos incluidos.

Desafío solucionable: aquellos que entendemos y sabemos cómo solucionar

Mejora de la alfabetización digital. El uso productivo e innovador de la tecnología incluye prácticas del siglo XXI que son vitales para el éxito tanto en el lugar de trabajo como en otros aspectos. La alfabetización digital trasciende la adquisición de habilidades tecnológicas aisladas al generar una comprensión más profunda del entorno digital, permitiendo una adaptación intuitiva a nuevos contextos y la co-creación de contenidos. Las instituciones se encargan de desarrollar la ciudadanía digital de los estudiantes, garantizando un uso responsable y apropiado de la tecnología, incluyendo la etiqueta de comunicación online y los derechos y responsabilidades digitales en entornos de aprendizaje híbridos y online. Esta nueva competencia está influyendo en el diseño curricular, el desarrollo profesional y los servicios y recursos orientados a los estudiantes. Dada la multitud de elementos que componen la alfabetización digital, los líderes de la educación superior se ven obligados a obtener apoyo de todas las instituciones y a apoyar a todos los grupos de interés en el desarrollo de estas competencias. Los marcos de trabajo ayudan a las instituciones a evaluar la capacidad actual del personal, a identificar áreas de crecimiento y a desarrollar estrategias para implementar prácticas de alfabetización digital.

Combinación del aprendizaje formal e informal. A medida que Internet ha ido poniendo al alcance de nuestra mano la posibilidad de aprender algo acerca de casi todo, ha crecido el interés por el aprendizaje auto-dirigido basado en la curiosidad. El aprendizaje informal incluye este tipo de actividades, junto con la experiencia de vida y otras formas de aprendizaje más fortuitas, y sirve para mejorar la participación de los estudiantes animándolos a perseguir sus intereses. Muchos expertos creen que la combinación de métodos de aprendizaje formales e informales puede crear un ambiente que fomente la experimentación, la curiosidad y la creatividad.  Un objetivo general es fomentar la continuación del aprendizaje permanente tanto en los estudiantes como en los profesores. Las instituciones están comenzando a experimentar con programas flexibles que proporcionan créditos por el aprendizaje previo y las competencias adquiridas a través del empleo, actividades militares o experiencias extracurriculares. Sin embargo, no existen suficientes métodos graduables para documentar y evaluar formalmente las habilidades aprendidas fuera del aula y modificar las estructuras de precios y los modelos de ayuda financiera para adaptarse a las nuevas opciones de grado.

Desafíos difíciles: aquellos que entendemos pero cuyas soluciones son imprecisas

Diferencia de rendimiento. La diferencia de rendimiento, también conocida como diferencias de finalización de los estudios universitarios, refleja una disparidad en las matriculaciones universitarias y el rendimiento académico entre grupos de estudiantes según su estatus socioeconómico, raza, etnia o género. Aunque los desarrollos tecnológicos emergentes, tales como los cursos didácticos digitales y los recursos educativos abiertos (REA), han facilitado la interacción con los recursos de aprendizaje, aún existen problemas importantes de acceso y equidad entre los estudiantes de familias de bajos ingresos, minorías, monoparentales y otros grupos desfavorecidos. El enfoque único de los paradigmas tradicionales de la educación superior, junto con los abrumadores costes de las matrículas, contrasta claramente con una población de estudiantes global cada vez más diversa donde se necesitan planes de titulación más flexibles. El desafío al que se enfrenta la educación superior es el de intentar atender las necesidades de todos los estudiantes, alineando los programas de educación universitaria con los resultados de aprendizaje más profundos y la adquisición de capacidades del siglo XXI facilitadas por estrategias de aprendizaje personalizadas y sistemas de apoyo a los estudiantes basados en datos que fomenten el logro de objetivos y el empleo remunerado.

Avance de la equidad digital. La equidad digital se refiere a las desigualdades de acceso a la tecnología, especialmente a Internet de banda ancha. La UNESCO informa que, mientras 3.200 millones de personas en todo el mundo están utilizando Internet, sólo el 41% de los que viven en los países en vías desarrollo lo hace. Además, 200 millones menos de mujeres que de hombres tienen acceso a Internet en todo el mundo. Las Naciones Unidas han identificado que el acceso a Internet es esencial para alcanzar sus metas de desarrollo sostenible de aliviar la pobreza y el hambre y mejorar la salud y la educación en todo el mundo para el 2030. Esta cuestión incontrolada de justicia social no sólo afecta a las naciones en desarrollo: más de 30 millones de estadounidenses carecen de acceso a Internet de alta velocidad. Los esfuerzos por mejorar estas cifras son necesarios para promover la plena participación, comunicación y aprendizaje dentro de la sociedad. La tecnología juega un papel importante en el avance del acceso a la educación superior por parte de las poblaciones de estudiantes insuficientemente representadas y garantiza la accesibilidad de los materiales web para estudiantes discapacitados. El aprendizaje online está habilitado por el acceso a Internet de alta velocidad, mientras que el uso de recursos educativos abiertos puede proporcionar un ahorro en los costes a los estudiantes.

Desafíos muy difíciles: aquellos que son difíciles incluso de definir y mucho más de solucionar

Gestión del conocimiento obsoleto. Mantenerse organizados y actualizados representa un desafío para los académicos en un mundo en el que las necesidades educativas, los programas informáticos y los dispositivos avanzan a un ritmo extenuante. Los nuevos desarrollos tecnológicos tienen un gran potencial para mejorar la calidad del aprendizaje y los procedimientos. Sin embargo, en cuanto los docentes y el personal empiezan a ser capaces de dominar una tecnología, parece que se lanza una nueva versión. Las instituciones deben lidiar con la longevidad de las tecnologías y diseñar planes de apoyo antes de realizar grandes inversiones. Existe también la presión de garantizar que las herramientas seleccionadas ayuden a intensificar los resultados del aprendizaje de maneras que se puedan medir. Deben establecerse procesos tanto para la tecnología como para el descubrimiento de la pedagogía para que los profesionales de la educación superior puedan filtrar, interpretar, organizar y recuperar información de manera eficiente y significativa. Además, el hecho de que en la promoción académica se ponga mayor énfasis en investigación que en la enseñanza pone en riesgo el progreso en el diseño de experiencias de aprendizaje de alta calidad, ya que los profesores necesitan equilibrar ambas facetas y desarrollarse profesionalmente incluso con presupuestos inadecuados.

Replanteamiento del papel del educador. Cada vez más se espera que los educadores empleen una variedad de herramientas basadas en la tecnología, tales como recursos digitales de aprendizaje y material didáctico, y que participen en discusiones online y creación de material de forma colaborativa. Además, tienen que utilizar metodologías de aprendizaje activas como el aprendizaje basado en proyectos y en problemas. Este cambio hacia un aprendizaje centrado en el estudiante exige que actúen como guías y facilitadores. Se suma a este desafío la evolución del aprendizaje por medio de la educación basada en competencias, que además personaliza la experiencia académica según las necesidades de los estudiantes. A medida que estos enfoques tecnológicos se acumulan, muchas instituciones en todo el mundo se están replanteando las principales responsabilidades de los educadores. En relación con estas crecientes expectativas se encuentran las implicaciones de los cambios sociales y modelos de carrera profesional de los docentes donde los profesores no titulares se ocupan cada vez de un mayor porcentaje de clases.

En las páginas siguientes se presenta un debate sobre cada uno de los desafíos destacados por el panel de expertos de este año, que incluye una visión general del desafío, sus implicaciones y un conjunto de lecturas recomendadas para profundizar sobre el tema.